Ofrecerá, junto con el asesor jurídico del colectivo, Santiago Conde, la charla “Prevención de riscos e responsabilidades en procedementos de obra e reforma en comunidades de veciños”

El secretario del Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación, Darío López, ofrecerá, junto con el asesor jurídico del colectivo, Santiago Conde, la charla “Prevención de riscos e responsabilidades en procedementos de obra e reforma en comunidades de veciños”, que se ofrece mañana a las 10,00 horas dentro de la programación de las jornadas técnicas de Previsel, en Expourense.

¿Qué es lo que van a explicar en esta charla?

En primer lugar hay que explicar que las políticas que se están desarrollando a nivel nacional e incluso europeo van por la línea de la rehabilitación, no de la edificación. El parque edificatorio nacional está muy envejecido y las distintas políticas emprendidas se han dirigido a la rehabilitación. También a través de las denominadas Inspecciones Técnicas de Edificios se ha planteado la obligación de rehabilitar fachadas, cubiertas, ascensores…obras destinadas a remozar las edificaciones antiguas. Lo que pasa, y es de lo que vamos a hablar, es que los promotores de esas obras son los propietarios, bien representados por el presidente de la comunidad o por administradores de fincas, y hay una serie de responsabilidades de las que muchos no son conscientes a la hora de solicitar esa licencia de obra.

¿A qué tipo de obra nos estamos refiriendo?

Hay dos tipos de obra. En las obras mayores no hay tanto problema porque está todo muy reglado por el Real Decreto 1.627 de Seguridad y Salud en Obras de Construcción, que determina que debe haber un proyecto técnico, un redactor del proyecto, un director e incluso un coordinador de seguridad y salud en las obras. Así que, en ese sentido, los técnicos asesorarían sobre ese aspecto a los promotores, la comunidad de vecinos en este caso. El problema surge en las obras menores, como reparaciones de fachada o de cubiertas, de canalización de aguas pluviales, reparaciones y pintura en fachadas, etcétera. En este caso, los presidentes de las comunidades deben ser conscientes de las responsabilidades que asumen con respecto a la empresa o el autónomo contratado.

¿Y cuáles son esas responsabilidades?

Es imposible recogerlas todas aquí, pero en términos generales se pueden adquirir responsabilidades civiles e incluso penales en caso de accidente de alguno de los trabajadores contratados. En todo caso, en la charla iré acompañado de nuestro asesor jurídico, Santiago Conde, que ofrecerá ejemplos de las responsabilidades concretas en caso de rotura de brazo o pierna, o incluso fallecimiento.

En este sentido, creo que desde el Colegio recomiendan una serie de actuaciones.

En concreto, queremos hacer hincapié en la figura del aparejador de cabecera; haciendo el símil con el médico de cabecera, se trata de un aparejador o arquitecto técnico que tiene una estrecha relación con la comunidad de propietarios y asesorará durante un cierto tiempo, bien mediante contrato o con acuerdos puntuales, sobre las medidas que se deben de adoptar en esas obras de reparación o rehabilitación. Los aparejadores somos especialistas en seguridad , salud laboral y en materiales de construcción, así como en sistemas constructivos y el conocimiento de los materiales. Ese conglomerado de materias hace que sea una figura muy beneficiosa en estas situaciones como un participante más en el proceso.

¿A qué se arriesga una comunidad de propietarios en caso de accidente de un operario?

Si, por ejemplo, se produce una caída con fallecimiento como ocurrió hace un año en un edificio del centro de Ourense, concretamente en los antiguos pabellones militares próximos a Valle Inclán, donde se cayó un chico desde un andamio y falleció, la comunidad de propietarios, como promotora de la obra, se enfrenta a responsabilidades de tipo civil, porque tendrá que asumir los costes sanitarios, y a nivel penal también puede haber responsabilidades.

¿Además de éste de hace un año, ha habido más casos en la provincia de este tipo?

Sin duda, no es el único y ese problema le puede surgir a una comunidad de vecinos en cualquier momento, de ahí la importancia de contar con ese aparejador o arquitecto técnico de cabecera que informe y asesore sobre los diversos aspectos de la obra y los detalles de seguridad en el trabajo que se deben de cuidar durante el transcurso de la actuación para estar dentro de lo que marca y determina la ley en este sentido.